Seguridad Social ~ Chiquilla

Por la mañana yo me levanto
y voy corriendo tras de mi cama,
para poder ver a esa chiquilla
por mi ventana.

Porque yo llevo to’ el día sufriendo,
ya que la quiero con toda el alma.
Y la persigo en mis pensamientos
de madrugada.

Tengo una cosa que me arde dentro,
que no me deja pensar en nada
que no sea de esa chiquilla
y de su mirada.

Y yo la miro.
Y ella no me dice nada.

Pero sus dos ojos negros
se me clavan como espadas.
Pero sus dos ojos negros
se me clavan como espadas.

Ay chiquilla!

Ese silencio que me desvive
me dice cosas que son tan claras.
Y yo no puedo, no puedo, no puedo
dejar de mirarla.

Y yo le tengo que decir pronto
que estoy loquito de amor por ella.
Y que sus ojos llevan el fuego
de alguna estrella.

Que las palabras se quedan cortas
para decir todo lo que siento,
pues mi chiquilla es lo más bonito
del firmamento.

Y yo la miro.
Y ella no me dice nada.

Pero sus dos ojos negros
se me clavan como espadas.
Pero sus dos ojos negros
se me clavan como espadas.

Y yo la quiero.
Como el sol a la mañana.

Como los rayos de luz
a mi ventana yo la quiero.
Como los rayos de luz
a mi ventana, ay chiquilla

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.

Archivos
Categorías

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR